Qué es la meditación y Cómo meditar

¿Qué es la meditación?

La meditación es considerada una práctica para educar la mente o inducir la conciencia a través de técnicas como la atención o la concentración, entre otras.

Ayuda a cobrar conciencia y a restablecer la conexión con el interior de un individuo, mejorando así el entendimiento de la vida y permitiendo al practicante evolucionar en todos los aspectos.

Vivimos la mayor parte del tiempo conectados con el exterior, y esto nos impide ver con claridad las señales de la vida, que son las responsables de ayudarnos a progresar.

Es una lástima que muchas personas nazcan y mueran habiendo aprendido poco de la vida, llevándose a la tumba mucho sufrimiento acumulado y sin haber conseguido un cambio profundo en su interior.

Este cambio, les hubiera permitido potenciar todo tipo de cualidades positivas y erradicar las negativas, consiguiendo así un estado profundo de calma y bienestar.

Cómo consecuencia, han abandonado esta vida sufriendo, sin haber encontrado respuestas a las verdades de la vida y sin haber vivido una vida llena de paz y felicidad.

Beneficios de la meditación

La meditación engloba un amplio espectro de prácticas que promueven la relajación y ayudan a construir energía interna, ayudando así a desarrollar cualidades positivas como la compasión, el amor o el perdón.

Por otra parte, se erradican cualidades negativas como el resentimiento, la codicia, el odio o el rencor.

La meditación puede llegar a ser una de las prácticas más influyentes en nuestras vidas, ya que gracias a ella podemos conseguir un impactante cambio, convirtiéndonos así en una nueva persona llena de sabiduría, felicidad, salud y bienestar.

Imagínate que…

  • Te conviertes en una persona plenamente feliz y satisfecha
  • Te libras del sufrimiento que hay en tu condición humana
  • Comprendes el significado de la vida y de tu existencia
  • Te conviertes en una persona sabia entorno a la vida
  • Promueves el bien y te llenas de energía positiva
  • Te libras de todos tus miedos
  • Gozas de salud y bienestar

En la vida todo tiene un solo origen, pero muchas terminaciones. Es decir, en tu vida debes afrontar multitud de problemas, y aunque sean muy distintos y no creas que haya relación entre ellos, todos se originan en tu mente.

Puedes buscar soluciones individuales a cada problema, pero siempre aparecerán de nuevos. Por otra parte, puedes practicar la meditación, y todos esos problemas dejarán de percibirse como “problemas”, ya que se afrontarán desde una perspectiva muy distinta.

Mentalízate de que las cosas no se consiguen de un día para otro.

Solo poniendo voluntad, esfuerzo y dedicación, conseguirás potenciar al máximo los infinitos beneficios de la meditación.

Técnicas de meditación

Hay tres principales técnicas de meditación, donde en cada una de ellas se trabaja de un modo distinto.

Concentración

En esta técnica se enfoca la atención hacia un objeto de meditación.

Éste puede ser la respiración, una emoción, una idea o una imagen.

Una meditación clásica de concentración es la meditación Zen.

Este tipo de meditación es muy beneficiosa para mejorar la capacidad de enfoque, manteniendo así la concentración en un solo punto y evitando que la mente divague hacia otras direcciones.

Al estar concentrado, te vuelves una persona más productiva y eficiente.

Contemplación

Esta técnica implica contemplar o prestar atención a experiencias.

No hay que opinar ni reaccionar ante ellas. Simplemente observarlas sin juicio alguno.

Algunas meditaciones clásicas de contemplación son la meditación Vipassana y Zazen.

Este tipo de meditación es muy beneficiosa para mantener una mayor atención ante la vida y las experiencias que ésta te ofrece, y por tanto te permite estar más conectado con el presente.

Además, te ayuda a tratar mejor el dolor y a ser más positivo.

Trascendencia

Mientras que en las anteriores meditaciones se requiere un esfuerzo o enfoque que sostenga la actividad de meditación, en la meditación trascendental no hay ningún intento de dirigir la atención.

Es la técnica de trascender, de introducirse en el estado más poderoso de la conciencia, libre de cualquier control mental o pensamiento.

Una meditación clásica de trascendencia es la meditación trascendental.

Este tipo de meditación te ayuda a desconectar completamente, permitiendo así un descanso más profundo del cuerpo y de la mente, ya que ésta no se ve involucrada en un esfuerzo mental continuo de concentración o contemplación.

Como consecuencia, es muy útil para combatir el estrés y la ansiedad.

3 ejercicios de meditación

A continuación te propongo 3 sencillos ejercicios de meditación, donde cada uno de ellos va relacionado con una de las técnicas comentadas en el apartado anterior.

Ejercicio de concentración (Meditación Zen)

Paso 1     Para realizar este ejercicio, primero debes sentarte de manera cómoda, pero sobretodo manteniendo la espalda bien recta y sin apoyarla en ningún sitio.

Puedes sentarte en el suelo con las piernas cruzadas, en una silla o en la cama.

No es recomendable hacerlo tumbado, ya que hay mayores probabilidades de que te entre sueño.

Paso 2     Una vez sentado, cierra los ojos y empieza a respirar profundamente por la nariz, tanto en la inhalación como en la exhalación, y debes hacerlo lentamente.

Debes enviar el aire hacia tu estómago y no hacia tus pulmones.

Ahora imagínate como el aire entra por tus fosas nasales, como éste atraviesa los conductos que llegan hasta el estómago, y luego debes sentir como éste se va hinchando poco a poco.

Una vez hecha la inhalación, debes imaginarte el proceso a la inversa, sintiendo como tu estómago se deshincha poco a poco y como el aire atraviesa tus conductos internos hasta ser expulsado por la nariz.

Entre cada inhalación y exhalación, tómate unos pocos segundos de pausa y no respires. En este instante intenta dejar la mente en blanco, sin pensar en nada.

Paso 3     Una vez hayas realizado este ejercicio durante 5 minutos y tengas la mente relajada, empieza a contar tu respiración de 0 a 10.

Cada vez que termines un ciclo de inhalación y exhalación cuenta 1, y así hasta que llegues a 10. Luego empieza de nuevo y así sucesivamente durante 10 minutos.

Si en algún momento te invaden los pensamientos y pierdes la cuenta, empieza a contar de nuevo.

Ejercicio de contemplación (Mindfulness)

Paso 1     Primero de todo debes escoger una actividad rutinaria que realices día tras día y donde no estés acompañado de ninguna persona de tu círculo que pueda interrumpirte durante el período de contemplación.

Obviamente, tampoco debes usar el teléfono ni ningún otro aparato que pueda distraer tu atención.

Puede ser mientras desayunas, mientra haces deporte o mientras viajas en el tren.

Paso 2     Una vez escogida la actividad, durante la misma debes limitarte a contemplar lo que está sucediendo y no dar juego a los pensamientos que vayan surgiendo.

Si por ejemplo escoges el momento del desayuno, limítate a disfrutar de los sabores de la comida, presta atención al proceso de masticar y siente como el alimento baja hacia el estómago.

Cuando en tu mente vengan pensamientos que no tengan nada que ver con lo que estás contemplando evita engancharte a ellos. No los juzgues ni los alimentes. Deja que fluyan, deja que desaparezcan, y sigue prestando atención al desayuno.

En el ejemplo del deporte, siente todos los procesos que sufren tus músculos en cada ejercicio y presta atención a todos los movimientos.

Igual que antes, si te invaden pensamientos no te involucres en ellos. Simplemente date cuenta y déjalos ir.

Por último, en el ejemplo del tren, limítate a observar lo que ocurre a tu alrededor: como entra y sale la gente, el movimiento que se produce en las curvas o los ruidos.

Si ves a alguien con un peinado atrevido el cual no te gusta, evita llegar a la conclusión de que no te gusta.

Puede que en tu mente empiecen a llegar pensamientos de “como puede ir este tío con este peinado” “no le da vergüenza salir así a la calle” etc.

Evita llegar a esos pensamientos. Evita juzgar a esa persona. Puedes prestar atención a su peinado, pero nada más. No te sumerjas entre los pensamientos que te vayan surgiendo, deja que se vayan.

El ejercicio de contemplación o atención te ayuda a vivir en el instante presente, lo cual es muy beneficioso.

Ejercicio de trascendencia (Meditación Trascendental)

Paso 1     Igual que en el primer ejercicio de meditación, siéntate en una postura cómoda, con la espalda recta y sin apoyarla en ningún sitio.

Puedes sentarte en el suelo con las piernas cruzadas, en una silla o en la cama.

Paso 2     Ahora debes escoger una palabra la cual repetirás como si fuera un mantra. Si por ejemplo padeces de enfermedades y quieres estar sano, puedes escoger la palabra salud. Si por otro lado crees que eres infeliz y sufres depresiones, escoge la palabra felicidad. Si no te sientes querido, puedes escoger la palabra amor.

Paso 3     Ahora, cierra los ojos y di la palabra en voz alta y arrastra la última vocal durante un tiempo, y verás que se produce un sonido muy relajante en tu garganta.

Ejemplo salud: Sal-uuuuuuuuuu-d

Ejemplo felicidad: Felicid-aaaaaaaaaa-d

Ejemplo amor: Am-oooooooooo-r

Mientras recitas la palabra, debes tener la boca relajada y debe producirse un sonido grave.

Cuando estés cerca de quedarte sin aire (no debes llegar a ningún límite), toma una pausa para coger aire y repite la palabra de nuevo.

Al cabo de un rato verás que el sonido te produce una sensación de relajación.

Si aparecen pensamientos deja que fluyan. No te enganches a ellos. Deja que se vayan.

Paso 4     Una vez hayas repetido la palabra unas 10 veces, puedes dejar que ésta se repita en tu mente, pero ya no hace falta que la recites en voz alta. Aún así, si te sientes más relajado pronunciándola puedes seguir en voz alta.

Realiza el ejercicio entre 10 y 20 minutos.

Consejos para meditar

En la meditación no hay unas reglas escritas, pero si que hay un conjunto de recomendaciones que ayudan a que esta práctica sea más beneficiosa.

Recomendaciones:

  • No quieras empezar muy fuerte. Empieza meditando entre 5 y 10 minutos al día.
  • Evita meditar en momentos del día en que te entre el sueño.
  • Medita en un ambiente tranquilo y sin distracciones.
  • Pon el móvil en silencio y sin vibración.
  • Usa ropa cómoda.
  • Medita con el estómago vacío.
  • Intenta mantener la espalda recta, pero en una postura cómoda.
  • Mantén una leve sonrisa en tu rostro.
  • Al finalizar la meditación evita cualquier aparato electrónico durante unos minutos para alargar el estado de paz en tu mente.

Meditación guiada (vídeo)

La meditación guiada consiste en que un una persona te vaya guiando durante la meditación para lograr un determinado objetivo.

Ésta meditación puede ser muy útil para principiantes, ya que es más fácil mantenerse libre de distracciones cuando tu atención está puesta en la escucha.

A continuación te propongo una meditación guiada para que así experimentes y veas que sensaciones tienes.

 

¿Te interesa profundizar más?

La meditación es una práctica que puede cambiarte la vida.

El hecho de vivir desconectados la mayor parte del día nos causa un daño enorme, ya que nos impide ver que es lo que nos está trayendo sufrimiento.

Imagínate que descubres su origen y tomas el control de tu mente. ¿Que pasaría con tu vida? Sin duda vivirías un cambio espectacular.

A parte de la meditación, te recomiendo que te introduzcas a la filosofía budista, la cual te ayudará a afrontar la vida de un modo muy distinto, consiguiendo así un estado permanente de felicidad, paz y bienestar.

 

Artículos + eBook

Continuamente estoy escribiendo artículos relacionados con el budismo y la meditación.

Creo que pueden serte muy útiles en esta nueva etapa de tu vida, ya que te guiarán y harán que te mantengas en el buen camino.

Te invito a suscribirte a mi lista de correo, ya que así podré avisarte cada vez que publique nuevos artículos, los cuales te ayudarán a seguir extinguiendo tu sufrimiento.

Esta suscripción es 100% gratuita, y además recibirás un pequeño eBook con las 15 claves para que empieces a cambiar tu vida desde hoy. ¡También gratis!

Y tranquilo, de media no te enviaré más de un correo a la semana. Nada de Spam ni publicidad.

Para mi siempre es un auténtico placer poder ayudar a quien lo necesite.

Ok, me suscribo 🙂

 


 

Bernat Milian

A lo largo de mi vida experimenté un constante sufrimiento, hasta que me cuestioné su origen. Me embarqué en una nueva etapa de introspección personal y fue entonces cuando descubrí el budismo y la meditación.

A día de hoy, puedo decir con orgullo que he dejado atrás una vida marcada por un constante sufrimiento. He pasado de ser una persona rencorosa, vengativa, avariciosa y egoísta a abrirme a un nuevo mundo en busca de la paz.

Soy consciente que me queda un largo camino por recorrer, pero estoy orgulloso de haber plantado la semilla del cambio, y ahora solo faltará seguir regándola. ¿Y tú, te atreves a cambiar?

Te invito a saludarme. 🙂